“Lucharemos hasta el final…Lucharemos en los mares y en los oceanos, lucharemos cada vez con mas firmeza y mas fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, cueste lo que cueste, lucharemos en las playas , en el campo y en las calles, lucharemos en las colinas, no nos rendiremos jamas.”

El pasado sábado 23 de junio, se celebro en El Cuetu, Lugones (Asturias), la 1ª recreación Internacional de la II Guerra Mundial. La representación era sobre el asalto a la batería de Merville en Francia.

Nunca había estado en una representación de este tipo, y la verdad es que me sorprendió para bien. No esperaba ese “realismo”, implicación total de las personas que hacían la representación, explosivos ruidosos y bastantes, en definitiva para repetir.

Aquí os dejo el enlace a las fotos que hice ese día:

Facebook

Flickr

La historia de este asalto es la siguiente:

La 6ª División Aerotransportada Británica tenía como objetivo proteger el flanco Este de la zona de Desembarco durante el día D.  Su zona de actuación se encontraba enmarcada entre los ríos Orne y Dives al este de la conocida como Playa Sword.

La mayor parte de los batallones fueron lanzados en distintos puntos cerca de Ranville, Herouvillete, y Franceville con el objetivo de volar los puentes del río Dives e impedir la llegada de refuerzos. Pero dos unidades fueron destinadas a cumplir dos misiones que pasarían a la Historia. Una sería la  primera acción de combate del día D, la  toma del puente de Benouville más conocido con el nombre británico, el Puente Pegaso y la otra la neutralización de la Batería Artillera de Merville.
El estado mayor creía vital para el éxito del desembarco británico en la Playa Sword y Juno la eliminación de esta posición de artillería. La inteligencia aliada pensaba que esta batería estaba compuesta por cañones de 155 mm que podrían hundir a los barcos que se acercaran a las playas. Aunque después se descubriría que su calibre era de 100 mm y carecía de la óptica para funcionar como batería costera ya que su papel era ofrecer fuego de apoyo sobre el estuario del Orne y la Playa Sword. Por lo que sea cual fuera la razón del ataque su eliminación era clave para el éxito del desembarco en el Sector Británico…

Situado a 2 kilómetros de la costa y a 500 metros de Merville, el complejo estaba formado por cuatro casamatas modelo H669 para las piezas de artillería, con una estructura de 1,80 metros de hormigón y 3,5 de tierra.  Para protegerlas los alemanes dispusieron varios tobruks, dos campos de minas y una dotación de 180 hombres con 8 MG y un cañón antiaéreo de 20mm.

Se realizaron varios bombardeos para destruir las estructuras de hormigón y la cobertura de tierra, pero ante la dificultad de verificar la destrucción de la batería  solo un ataque directo podría confirmarlo o bien eliminar la amenaza al flanco oriental del Desembarco, en el caso de que fuese necesario.

La toma de esta posición recayó en la Tercera Brigada,   9º Batallón Paracaidista bajo las órdenes delTeniente Coronel Terence Otway. Para esta misión se había asignado unos 700 hombres que serían lanzados en paracaídas y reforzados por 6 planeadores Horsa que transportarían varios jeeps, un cañón y varios morteros.
El plan establecía como hora del lanzamiento la 01:00 y hora límite para la toma las 05:00, ya que pasado este plazo el HMS Arethusa le sometería a un bombardeo naval con sus 6 cañones de 156 mm.

Todo sobre el papel parecía sencillo pero todo comenzó mal. Tras ser lanzado el batallón sobre ladropping zone V, al igual que otras misiones aerotransportadas del Dia D, los lanzamientos se hicieron antes de lo establecido por el fuego antiaéreo o por errores de los pilotos cayendo lejos de la zona prevista y las unidades quedaron dispersas. Tras una hora de espera solo 150 de los 700 hombres estaban disponibles para el ataque y solo tenían varios torpedos Bangalore, una lanza explosiva para limpiar los obstáculos, especialmente alambradas de espinos. Sin equipo pesado sin apoyo de morteros y con una tercera parte de los efectivos Otway decidió atacar a las 04:00.

El mayor Smith limpió una vía de acceso en la alambrada de espinos y en el campo de minas, al carecer de equipos de detección eléctricos lo hicieron con un cuchillo y con sus manos. Otway utilizó un engaño para confundir a las defensas alemanas por lo que la mitad de sus hombres se dirigieron hacia la entrada principal mientras que el resto entró por la apertura en la alambrada.
Eran las 4:30 y apoyados por el fuego de cobertura penetraron en el recinto dándose cuenta del fallo del bombardeo previo con más de 400 toneladas de explosivos. Mientras penetraban a sangre y fuego, dos de los tres planeadores que se habían previsto que aterrizara en el interior del complejo, lo sobrevolaron sin aterrizar en su interior pero esta acción distrajo a los alemanes facilitando la entrada.  Tras combatir en cada trinchera y afianzar todos los bunker a las 4:45 la posición estaba asegurada. Los alemanes huyeron dejando atrás a 22 cadáveres y varios heridos que fueron capturados por los atacantes.
Como estaba planeado Otway debía comunicar la captura al HMS Arethusa pero un problema en la radio lo impedía por lo que decidió destruir los cañones checos de 100 mm que había en la batería en vez de los de 135 mm que según los informes de inteligencia estaban desplegados en Merville. Ordenó la retirada al punto de encuentro en Le Plain con solo 75 soldados ilesos y el resto estaban muertos o heridos llevando consigo a 22 prisioneros alemanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.